Haciendo limpieza de las entradas que he escrito o empezado a escribir pero no he publicado, me he encontrado con esta de Noviembre del 2016. La verdad es que no sé porque no la publiqué en su momento ya que parece terminada, supongo que me despiste y acabó quedándose en el olvido. Pensé en actualizar la entrada a la situación y día de hoy pero me ha parecido mejor respetarla tal y como la escribí en su momento.

Creo que uno de los “prejuicios” que acompaña a las personas alcohólicas, es la creencia de que lo son porque beben bebidas alcohólicas de alta graduación, es decir, Whisky, Ginebra, Vodka, Ron… Mucha gente piensa que si bebes cerveza o vino no puedes llegar a tener problemas de alcoholismo, ya que son bebidas más suaves y que nos acompañan en el día a día. Pues bien, mi madre es alcohólica y sólo bebe cerveza y vino.

No sé si antes de lo que yo recuerdo mi madre si consumiese alguna bebida alcohólica más fuerte, pero por lo menos desde que fui consciente de su enfermedad, mi madre sólo ha bebido cerveza, vino y como mucho algo de champán y/o sidra en fechas especiales, nunca la he visto beber ni Whisky, ni Ron… nada, sólo cerveza y vino.

Partner, por Patrik Nygren

Como bien sabe quien me conoce, tanto el vino como la cerveza son dos bebidas que yo aborrezco. No las he probado nunca ni tengo ninguna intención de hacerlo. Bueno rectifico, el vino en alguna comida si que lo he probado pero hay veces en que si en ese momento lo pienso, no me la como. Simplemente el olor que tienen o lo típico de cuando estás en algún bar y sin querer se cae un poco de estas dos bebidas encima mía, me pone nerviosa… Ahora lo llevo mejor, antes lo pasaba francamente mal y cuando se me caía un poco de cerveza o vino encima tenía que lavarme rápidamente, incluso era incapaz de darle un beso a mi pareja si se había bebido una cerveza.

Esto me ha llevado a que en alguna ocasión, en mi círculo más cercano, he tenido que “justificar” el porque no me gustaban estas bebidas, y más de una vez la persona a la que se lo comentaba se ha extrañado de que mi madre solamente bebiera cerveza y vino. Incluso recuerdo una amiga que me pregunto si mi madre no bebía Whisky, pero no, no hace falta beber Whisky para ser alcohólico. Supongo que la inexperiencia, el no tener ninguna persona alcohólica cerca, y la edad, que en aquel momento tendríamos 16-17 años, hacen que puedas llegar a pensar que con bebidas tan simples como la cerveza o el vino no puedes llegar a tener problemas de alcoholismo. Pero si, solo bebiendo cerveza y/o vino se puede llegar a tener problemas con el alcohol.

Esto es igual que pensar que si sólo se fuman porros o marihuana, que mucha gente lo concibe como un droga blanda, no pasa nada y no se van a tener problemas de adicción. Pero si, tanto de una forma como la otra puedes llegar a tener que depender de esa sustancia y todo lo que deriva de ello.

Sólo actualizo la entrada a día de hoy para decir, y sé que suena muy fuerte, que efectivamente no hace falta beber Whisky para morir por el alcohol 🙁

¿Quieres dejarme un comentario?