Si tuviese que resumir en una sola palabra este año creo que la adecuada sería “cambio“.

El año pasado fue todo muy rápido, papeles por aquí y por allá, mentiras, discusiones, más papeles, tener que irme de casa de la forma en que me fui, más mentiras, más papeles… Casi todos los puñeteros días había una historia nueva… Tengo la sensación de que durante ese tiempo fui como un monigote que iba a donde me mandasen con cara de no dormir porque apenas pegaba ojo, y de estar más perdida que una aguja en un inmenso pajar.

Este año perdí esa “automatización” y creo que es cuando de verdad me he dado cuenta de todo lo que ha pasado… Hasta hace aproximadamente un par de meses no pegaba ojo y raro era el día que no acababa llorando. La sensación de vacío ha sido y todavía es brutal, y el echar de menos a mamá y los momentos que pasaba con ella es algo que me mata, no puedo pensarlo porque si me paro un segundo a hacerlo me rompo…

No os imagináis cuando la echo de menos y lo que me gustaría poder hablar con ella como hacía antes, me acuerdo muchísimo de ella y de todos esos momentos… Creo que quienes compartis momentos conmigo nunca me habíais escuchado nombrarla tanto. Lo hago sin querer de verdad, sólo porque en ese momento recuerdo que a ella le gustaba eso, o hacía esto de esa forma, o me decía algo… Y no puedo evitarlo, no soy consciente de que la nombro hasta que lo he hecho.

No quiero enumerar más motivos pero en resumidas cuentas este año ha sido una auténtica mierda.

Perdonad que hable así pero es tal y como lo siento. Además estamos en esos días en los que no puedo evitar pensar más en mamá, en la abuela, en la situación que hay… y eso me hace estar triste y algo irritable…

Por hablar de algo positivo del 2018, que no quiero que la entrada quede tan negativa, os contaré que creo que estoy aprendiendo a tomarme las cosas con un poco más de tranquilidad. Sigo siendo un culo inquieto sin tiempo para nada, pero al menos parece que estoy consiguiendo rebajar algo el ritmo y pararme más a respirar.

Al mi yo del 2019 le pido que por favor encuentre metas que seguir, que echo de menos tenerlas e ir a por ellas; que vuelva a hacer deporte que sabe que me sienta muy bien; que sonría más y llore menos; que valore cada momento con familia y amigos sin pensar que ya no es igual, que nos vemos poco o que falta gente; y que cuide, se cuide y se deje cuidar.

No me quiero enrollar más así que sólo me queda desearos unas muy felices fiestas, nos leemos el año que viene.

 

 

4 Comments on Cambio

  1. Me identifico tanto contigo en todas tus entradas que solo puedo decirte una cosa: busca esas metas y cumplelas, por ti, porque lo mereces.
    Y si necesitas un hombro sobre el que apoyarte, cuenta conmigo aunque no nos conozcamos.
    Un gran abrazo.

¿Quieres dejarme un comentario?