En relación a lo que os conté el otro día, hoy vengo a reflexionar en alto otro detalle que me parece importante resaltar y tener en cuenta. Pero antes de todo quiero empezar esta entrada haciendo una petición: No regales alcohol por favor, nunca sabes que hay detrás de la persona a la que se lo estás regalando.

Hace unos días os conté que una amiga había ido a visitar a unos familiares, habiendo quedado con ellos con antelación, y que se encontró a la mujer en un estado de embriaguez brutal. No se mantenía en pie y no ponía ningún filtro ni en sus palabras ni en sus gestos. Pero además de lo que ya os hablé en aquella entrada, hubo otro detalle que me pareció importante traer al blog. Y es que mi amiga me contó que había llevado una botella de champán para regalar a sus familiares como gesto de cortesía por invitarles a su casa.

¿Sabeis lo que hizó mi amiga con el champán viendo la situación con la que se encontró, verdad? Efectivamente, ni sacarlo de la bolsa. Y esto me hace que pensar. Vivimos en una sociedad en la que el alcohol esta ampliamente aceptado. Vemos normal beber delante de los niños, creemos que hay que brindar con alcohol, y entre otras muchas cosas más, vemos bien regalarlo en fiestas y cumpleaños.

Ahora que han sido las Navidades, quienes tenéis cesta de Navidad, ¿en cuántas de ellas venía una bebida con alcohol? Estoy segura de que en la gran mayoría, por no decir todas. En algunas vienen hasta dos…
Y a mi esto me hace reflexionar. ¿Verías bien que en la cesta viniera un paquete de tabaco? , ¿o te parecería bien que una empresa con la que trabajas te lo regale por Navidad? Supongo que tu respuesta a ambas preguntas es que no, que no te parecería bien, pero ¿cuál es la diferencia respecto al alcohol? Ambas sustancias son drogas legales, con las que vivimos continuamente y que tenemos a mano. Y ambas generan muchísimas enfermedades y problemas, tanto físicos como psicológicos.

No regales alcohol por favor

Personalmente creo que la diferencia está en cómo se perciben ambas drogas. Desde hace ya años, el tabaco se percibe como una sustancia mala, incluso entre fumadores, pero el alcohol no se percibe igual. Estoy segura de que si saliera a la calle a hacer una encuesta y preguntará que si ven peor fumarse un cigarrillo o tomarse una cerveza, la gran mayoría me diría que es peor fumarse un cigarrillo.

También el tabaquismo suele ser una enfermedad de la que se habla. Quienes hemos dejado de fumar no tenemos reparo en decirlo abiertamente, pero por el contrario no ocurre igual con el alcoholismo. El alcoholismo es una enfermedad que mayoritariamente se vive en silencio y de puertas hacia dentro. Verás a poca gente decir abiertamente que no bebe porque ha tenido un problema con el alcohol, o porque ha sido alcohólico. Incluso a los que no lo hemos sido pero hemos vivido muy de cerca un caso, nos cuesta mucho hablar de ello, e incluso hay veces que terminamos mintiendo por ocultar la verdad.

Es por todo esto que te pido por favor que no regales alcohol. Igual que no regalarias un paquete de tabaco, no regales una botella de vino. Quizá la persona a la que se lo estás regalando esta intentando luchar con esta enfermedad, o quizá lleve años sin consumir evitando el alcohol y se lo estamos poniendo en las manos. Y sí, aprender a decir que no también es importante, pero en las adicciones es muy díficil.

Me gustaría conocer otras opiniones al respecto así que si os animáis decidme que pensáis de este tema. ¿Os parece bien regalar alcohol?

Espero que estéis muy bien, y por cierto, ¡feliz año! 🙂
Un fuerte abrazo,
Aitana

2 comentarios en NO regales alcohol

  1. Llevar una botella de un buen vino o licor al ser invitados a comer está tan arraigado y normalizado, que cuesta no hacerlo.
    Mi lote de Navidad de este año llevaba 7 botellas, todavía me quedan del año anterior…acabo usando alguna para cocinar, a veces también las regalaba, pero igual que a ti ya no me parece bien hacerlo.
    Y tienes toda la razón en que del tabaco normalmente nadie se avergüenza de haberlo dejado, pero piensa que hace años el tabaco estaba presente en todos lados igual que el alcohol,
    En las bodas se regalaba tabaco a los invitados, se podía fumar en todos lados etc.. incluso se hacían cigarrillos de chocolate como dulces de Navidad para los niños.
    Las cosas han cambiado mucho con respecto al tabaco, esperemos en unos años ver un cambio así con el alcohol.
    Un abrazo grande ï

    • ¿7? :O ¡Madre mía!

      Sí, tienes razón. El cambio que ha sufrido el tabaco ha sido enorme. Ojalá en unos años podamos decir lo mismo del alcohol.

      Gracias por parar a escribirme y compartir tu opinión:)

      Un abrazo enorme!!!

¿Quieres dejarme un comentario?