Hace unos días le decía a un amigo que mi madre llevaba ya un mes y pico sin beber, se lo contaba entre medio sorprendida y medio preocupada ya que hacía bastante que no aguantaba tanto tiempo seguido. Pues si antes lo digo, antes ocurre, ha vuelto a beber. Si, llevaba un mes y pico sin probar gota de alcohol pero ha vuelto a las andadas. Todavía no está bebiendo mucho, pero os aseguro, y las personas que pasen por algo similar sabrán de que estoy hablando, que quienes convivimos con personas con esta enfermedad sabemos con exactitud cuándo se ha tomado una única cerveza.

¿Sabéis que es lo peor de todo esto? Que cuanto más tarda en volver ha hacerlo más estabilizadas estaban las cosas y más ostia contra el suelo nos llevamos cuando vuelve. Debería estar ya acostumbrada, lo sé, pero siempre tienes esa pequeñita esperanza de que esta vez va a ser la última, aunque en el fondo siempre sabes que no es verdad.

Ahora toca volver a armarse de valor, volver a tener muchísima paciencia y  volver a intentar cubrir lo que ella día a día va a ir dejando.

1 Comment on Vuelta a las andadas

  1. Por mucha energía, por mucho interés, por mucho empeño que pongas, jamás cubrirás lo que ella deja atrás y mientras tanto, tu vida pasa , y vas dejando atrás experiencias, amigos, lugares, etc que jamás volverás a tener oportunidad de disfrutar. Tu decides que vida quieres vivir.

Deja un comentario