Tenia otra entrada preparada para publicar hoy pero no quiero hablar de cosas alegres cuando en verdad no lo estoy, y siento que tengo que contar esto por que estoy ausente, lo sé y lo siento, pero no estoy bien.

Estoy hundida, me siento tan pequeñita que siento que no soy nadie. Me siento perdida, siendo que estoy perdiendo el control de mi vida y que no consigo volverlo a encontrar. Llevo ya unas semanas así y esperaba que esto fuera cosa de unos días pero no, no logro encontrarme ni encontrar mi sitio en ninguna parte.

Tengo la sensación de que cuanto mas me empeño y cuanto mas pongo de mi parte menos consigo, y me frustro y me cabreo por que creo que debería ser al revés pero no, no consigo nada.

Mi cabeza no para en todo el día, busco soluciones y busco la manera de estar bien pero no lo logro. Llevo unas semanas en que apenas duermo, he vuelto a tener pesadillas y he vuelto a hacerme nudos en el pelo, y no se por que es pero no consigo que mi cabeza este en paz.

Tengo veintitantos años y estoy cansada, cansada de tener la sensación de que haga lo que haga voy a pegarme de ostias contra un muro una y otra vez. Y se que no lo estoy pero me siento sola.

Lo peor es que no sé por que estoy así, pasar no pasa ni ha pasado nada que no haya pasado ya, pero no me siento bien. Quizá lleve demasiado tiempo guardando cosas en la mochila y ha llegado un punto en que me pesa demasiado. Creía que manteniendome ausente y tomando distancia de todo conseguiría ver las cosas con claridad pero pasan los días y no lo logro.

Sé que todo pasa y esto acabará pasando pero ahora mismo me siento perdida. No sé que hacer ni hacia donde tirar…

3 comments on “Tocada…”

  1. No te agobies estamos en primavera. Muy bonito todo, muchas flores, mucha luz y al ver mas también te ves mas a ti y a las cosas que te influyen. Date distancia y mira las cosas (inténtalo) desde fuera, date tiempo y sonríe que hace más que una pastilla de esas que cuando vas al médico te recetan sin más como si fuese el invento del siglo. Sonríe.

  2. Lo cierto es que estamos en primavera y esta modifica los estados de ánimo.
    Aunque supongo que en tu caso, se te sumaran más cosas y dará igual que sea verano, otoño o invierno. Sonreír es bueno, muy bueno, pero para sonreír bien, te tiene que salir de dentro, si lo fuerzas… simplemente te engañas a ti misma.

    Para ayudar, antes te tienes que ayudarte a ti misma y organizar tu mente y tu vida.
    Solo con una mente y una vida en orden, podrás ofrecer buena ayuda cuando te la pidan.

    Me estoy acordando del último capitulo de Chicote, donde el cocinero esparce una gran variedad de verduras por la plancha. Chicote, viendo que una rodaja de calabacín se entremezcla con una de tomate, pimiento, etc sin ningún orden le dice algo así como… así de ordenada tienes la plancha, así de ordenada tienes la cabeza.

    Hablar de soledad… no sé, ¿de verdad ahora te sientes sola?. Tienes el mundo entero delante tuya, a tu disposición para sacarle todo el jugo y vivencias.
    Piensa en otras personas que si están solas, niños sin padres o familiares que los dejan a merced de que pasen la vida casi encerrados en colegios. Aislados del mundo exterior perdiéndose un montón de cosas que ofrece la vida.
    ¿tu te sientes así?. Supongo que no, así que ya tienes un motivo para sonreír.
    Puedes contarles a esos niños lo que hay fuera, lo que tu vives, lo que disfrutas del exterior, el hermoso parque por el que paseaste un día.
    Y cuando un niño un día te diga…. Aiti, muéstrame ese parque que un día me contaste, tu, con una sonrisa de oreja a oreja, hazle ver el mejor parque del mundo que en su día tu conociste.

Deja un comentario