¿El alcoholismo es una enfermedad?

El otro día cuando buscaba información para escribir la entrada en la que contaba las declaraciones que había hecho Mike Tyson acerca de su adicción a las drogas y al alcohol, en una de las páginas que consulte, me encontré con el siguiente comentario:

"El alcoholismo no es una enfermedad...."

 

Me pareció interesante hacerle una captura de pantalla y hablar acerca de ello en el blog ya que creo que, a día de hoy, aún es un pensamiento bastante generalizado.

Para el que no lo sepa, en 1948 la Organización Mundial de la Salud reconoció el alcoholismo como una enfermedad y la incluyó en la Clasificación Internacional de Enfermedades, pasando a definirla como la ingesta diaria de alcohol mayor de 50 gramos en la mujer y 70 gramos en el hombre.

La verdad es que es bastante común que el alcoholismo sea considerado un vicio. Yo misma, antes de leer y estudiar algo sobre el tema, creía que la persona alcohólica bebía por que quería, por que le gustaba y se divertía bebiendo, pero por desgracia no es así. El alcoholismo implica una dependencia a una sustancia, al igual que la drogadicción o incluso el tabaquismo, son enfermedades crónicas que provocan que el cuerpo de la persona sienta un “deseo” de consumir esa sustancia y la crea necesaria para vivir.

Como persona que padece de cerca esta enfermedad y como trabajadora social, creo que es necesario saber de que estamos hablando antes de pararnos a hacerlo. Cuando leo o escucho comentarios de este estilo no puedo evitar pensar que debido a ellos el alcoholismo o la drogadicción siguen siendo enfermedades estigmatizadas que hacen que tanto enfermos como familia vivan la enfermedad en silencio sintiendo vergüenza de ella.

Personalmente me costo una barbaridad romper esa barrera, me moría de vergüenza de solo pensar en contarle a alguien lo que ocurría en casa. Pero el tiempo me ha hecho darme cuenta de que no hay que sentir vergüenza, no hay que sentirse culpable y no hay que temer el que otros conozcan la situación, al revés, hasta puede ser beneficioso que lo sepan.

“No he bebido ni tomado drogas en seis días, y eso para mí es un milagro”

El ex campeón de boxeo Mike Tyson  ha hablado públicamente de la situación que atraviesa debido al consumo de drogas y alcohol.

El ex púgil de 47 años ha reconocido no atravesar su mejor momento y encontrarse en peligro de muerte si no consigue mantenerte sobrio. “Quiero vivir mi vida estando sobrio. No quiero morir. Estoy a punto de morir a causa de mi alcoholismo”, “A veces soy un mal tío. He hecho muchas cosas malas, y quiero que me perdonen. Espero que la gente lo haga. Quiero cambiar mi vida, ahora quiero vivir de otra forma”, son alguna de las declaraciones que hizo en el programa Friday Night Fights, de la ESPN.

En la entrevista también afirmaba llevar varios días sobrios y se mostraba deseoso de no volver a hacerlo nunca más,  “Llevo seis días sin beber ni tomar drogas; para mí eso es un milagro”, “No voy a volver a hacerlo nunca más”.

Desde aquí espero que esta vez luche con todas sus fuerzas y logre salir victorioso de este  ring.

 

Cuando decidí pedir ayuda psicológica

Cuando tenía aproximadamente 18 años mi vida pareció hacer “boom”, quizá exagere pero creerme que para mi fue así. Todo en lo que creía, todo lo que había construido durante años pareció romperse en mil pedacitos en un abrir y cerrar de ojos. Fueron momentos extraños, sentía que no encajaba en ningún lugar y me sentía juzgada por todas partes. Recuerdo que sentía mucha rabia, de repente todo el mundo parecía sentirse con libertad absoluta para opinar sobre temas que conocían y que hasta entonces nunca habían nombrado. Supongo que en mi forma de vivir la situación también influyo la edad, tenía 18 años, y no sé puede pedir a alguien de 18 años que actué de manera adulta y no sienta que pierde la cabeza ante todo lo que ocurrió.

La verdad es que no recuerdo muy bien cuando tiempo me duro todos estos sentimientos pero si recuerdo cuando comencé a salir de ellos. Por iniciativa de un familiar acudí a Servicios Sociales buscando ayuda. Es verdad que en un primer momento no me hacía mucha gracia la idea pero me deje llevar, si yo misma no estaba consiguiendo sentirme mejor quizá alguien si me ayudase a conseguirlo.

Así es como conocí a la que ahora va a pasar a llamarse María. María es psicóloga especializada en terapia familiar que trabaja para la Comunidad de Madrid. El primer día que la conocí fue algo duro, hasta entonces me costaba muchísimo sinceramente con la gente, creo que solo lo había hecho con dos o tres personas, así que  imaginaos tener que hacerlo delante de una a la que no conoces de nada. Llegué, me senté y comenzamos a hablar. Si soy sincera creo que esos cuarenta y cinco minutos fueron unos de los más largos de toda mi vida. Esa primera sesión consistió en que ella preguntaba y yo respondía, no me sentía muy cómoda contándole como era mi vida a una completa desconocida.

Después de la primera sesión llego la segunda, y la tercera y luego la cuarta…, y al final acabe cogiendo confianza en ella. La verdad es que cada día que iba a verla salía totalmente destrozada, supongo que es lo que tiene remover en tu pasado y confesar tu presente pero poco a poco fui saliendo de allí sintiéndome mejor.

Estuve yendo a verla dos años, no fueron muy fáciles. Recuerdo que al año pensaba darme el alta pero mi vida tuvo otro enorme punto de inflexión, bueno se pueden decir que dos en muy poco tiempo, por lo que casi volvimos a empezar y estuve viéndola un año más. La verdad es que antes era anti psicólogos, creía que era una comedura de coco y que no servía para nada pero después de estar dos años acudiendo a uno puedo aseguraros que ir a verla ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Me ayudo a ver las cosas desde otra perspectiva y a enfrentarme a los problemas con mayor madurez.

El ultimo día que la vi me dijo que ojala no volviera a verme y sinceramente que así sea, pero si vuelvo a sentir que mi vida se desmorona y no me veo capaz de coger al toro por los cuernos sé que volvería a pedir ayuda. Creo que la ayuda de un tercero objetivo en situaciones así es más que recomendable para no acabar perdiendo la cabeza.

“Lo he superado”

"Bebiendose la vida" programa equipo ed

El pasado jueves la televisión pública vasca en su programa “Equipo ED”, emitió un reportaje en el que personas con algún tipo de adicción o fobia cuentan como es y ha sido su vida, y como esta siendo el proceso de superación. Drogadicción, ludopatía, alcoholismo… son algunos de los temas de los que trata el reportaje, en él además, la psicóloga Patricia Calero y el psiquiatra Juan Bosco Anguiano arrojan luz sobre esta realidad y hablan de la forma de tratar estas enfermedades.

“Bebiéndose la vida” es la parte del reportaje dedicado a Itxaco y Andoni. Dos alcohólicos que actualmente participan en el programa de  Alcohólicos Anónimos. 


La historia que cuentan es dura, hospitalizaciones, enfermedades que surgen a raíz del consumo del alcohol, intentos de suicidio, mala relación con la familia y amigos, accidentes…

Si no lo habéis visto os invito a hacerlo, es duro pero refleja la realidad de primera mano.

En próximas entradas quiero recoger los testimonios de los profesionales que aparecen en el reportaje ampliando la información con toda la que recogí durante la carrera sobre esta enfermedad  y con la que he aprendiendo en todos estos años de experiencia.

Bienvenida seas rutina

Se acaban mis vacaciones de verano y la verdad es que, aún que suene raro, me alegro. Sólo ha sido una semana pero tener tanto tiempo libre para pensar estando así no me viene bien. Estas últimas semanas están siendo algo complicadas, tengo tantísimas cosas en la cabeza que soy incapaz de centrarme en una sola y acabo aturullada. A la vuelta al alcohol de mi madre se le han sumado algunas cosas más y mi cabeza es incapaz de asimilar todo. No me paran de decir que tengo que ser fuerte, y se que en el fondo lo soy pero hay veces en que me flaquean tanto las piernas que acabo por tocar el suelo.

Esta mañana he llorado como un bebé, hacia muchísimo tiempo que no lo hacia de esa manera. Lo he hecho en los brazos de quien no debía, o quizá si, pero no he podido evitarlo mi cuerpo pedía a gritos reventar. Por un momento me he vuelto a sentir pequeña de nuevo, me sentía protegida y arropada y la verdad es que es una sensación que llevaba tiempo sin experimentar, a veces tengo la impresión de que intento cuidar tanto de la gente que no me paro a dejar que me cuiden a mí. No lo creo pero si lees esto gracias, pese a todo, gracias por tus palabras y lo más importante, por estar ahí.

Mañana estreno nuevo mes (si, ya se que ya llevamos cuatro días en agosto pero cuando estoy así pierdo hasta la noción del tiempo), y espero que nuevo chip, después de estas últimas semanas lo necesito.

A %d blogueros les gusta esto: