Mi madre bebe a escondidas II

Ya conté en un entrada anterior que mi madre bebía a escondidas, esto no siempre ha sido así pero desde hace varios años es la forma en que lo hace. Comenzó a esconder la bebida en el momento en que fuimos conscientes de la magnitud de su problema.

Tenemos una cultura donde no es de extrañar que una persona beba vino o cerveza durante todo el día es más incluso en algunos sectores de la población tienen como costumbre el tomar una copa después de las comidas. Vamos que en general el tomar alcohol no esta mal visto, me atrevo a decir incluso, al menos por la experiencia que tengo, que a la gente le extraña conocer a otra gente que no beba alcohol. En fin…

(más…)

Trabajadora Social en un hospital

El otro día, después de que un cliente me contará que tenía a su hermano en el hospital con un tumor en el esófago, me quede pensando y recordando los meses que estuve como trabajadora social en el hospital. Por si no lo había contado antes hice las prácticas de la carrera en un hospital. Aprovechando que ahora tengo blog y para que quede guardado para el recuerdo, las siguientes entradas serán sobre mi experiencia como “trabajadora social” en un hospital.

(más…)

Resaca navideña

Se acabo la Navidad, ¡por fin!. La empecé con bastantes ganas pero llegó un punto en que ya estaba empachada de comidas,cenas, familia y de trabajo. Durante los últimos días mi cansancio era evidente y mi mal humor también así que necesitaba volver a la odiada y tan querida rutina.
Lo último que conté por aquí fue la cena de nochebuena, podría hablar largo y tendido sobre la cena de nochevieja o sobre la comida de reyes pero no me apetece ya ni acordarme ni escribir sobre ellas así que lo resumiré diciendo que un poquito más de lo de casi siempre.
Mi madre ha vuelto a dejar de beber, voy a ahorrarme lo decir que ojala sea la ultima vez ya que doy por hecho que no lo será, a partir de ahora creo que es mejor que diga que ojala dure tiempo esta nueva tregua.

La verdad es que este último mes no he hecho casi nada más que trabajar y dormir así que no hay mucho más que contar. Ah! bueno sí, el día 5 sacamos a los peques a la cabalgata, les encantó. Estuvimos con muy poquitos ya que muchos salen en las fiestas o en días especiales con familias de acogida y el resto formaba parte de la cabalgata,iban en la carroza de la parroquia tirando caramelos. Como les recogimos bastante pronto y no estaba el tiempo como para esperar en la calle nos los llevamos a comer chocolates y churros, tendríais que haberles visto sus caras después de la merienda… jajajaja

Casi siempre que estoy con ellos vuelvo a casa con un gesto o una frase que me ha parecido especial, en este caso tuve una conversación con uno de los niños que me pareció increíblemente mágica. La conversación fue algo así como:

-Niño: Aitana, ¿sabes lo que le he pedido a los Reyes?
-Yo: ¿Que le has pedido a los Reyes Magos?
-N: Un autógrafo.
-Y: ¿Un autógrafo? ¿de quien?
-N: ¡De ellos!. Fulanito (otro niño del Centro) no cree en los Reyes Magos así que les he dejado una carta diciéndoles lo que quería y al final he dejado un trozo en blanco para que cada uno firme ahí así Fulanito vuelve a creer que si que existen.

¡Imaginaos mi cara! Me pareció increíble que un niño dijera que lo que quería de regalo era poder demostrar a otro que los Reyes Magos existen. Espero que los Reyes le trajeran su regalo 🙂

Por cierto! Llevaba días queriendo subir esto (para enseñároslo y para tenerlo guardado para el recuerdo). Recomiendo bajar el volumen ya que se escucha bastante alto pero no he sabido bajarlo :S

Se escucha algo mal pero este ha sido mi mejor regalo de Navidad. Escribí a la educadora del centro de acogida el día 24 para desearla una feliz navidad y su contestación fue esa 🙂  Como os imagináis son los niños 🙂 (Sí, dicen Tatiana en vez de Aitana pero esa es una larga historia jajajaja)

Nochebuena y vuelta a empezar…

Como ya sabía lo bueno respecto a lo que a mi madre se refiere dura poco, bastante poco. Como ya os comentaba en una entrada anterior mi madre llevaba un par de semanas sin beber y aunque esta vez quiso ir al hospital y todo no, no era la ultima vez ni creo ya que vaya a serla nunca.

Mi madre no encontró mejor día para volver a beber que el día de Nochebuena…, por desgracia me lo esperaba. Si la preguntasen por que decidió volver a emborracharse ese día estoy segura de que pondría de excusa que no la gustan estas fiestas, que la abuela murió el 28 de diciembre, que no tiene relación con casi nadie de su familia, y un largo etcétera que para mi ya no son más que cuentos.

Con el paso del tiempo he aprendido que siempre hay una excusa, sea la que sea, da igual que llueva que haga frío o que haya salido el sol, todo vale para intentar justificar el que haya vuelto a beber. Hace unos años me creía estas excusas, creía de verdad que mi madre lo pasaba tan mal en estos días que necesitaba beber para evadirse de todo pero no, mi madre es una persona enferma que va a poner cualquier excusa antes que asumir y enfrentar el problema que tiene, hoy es por que es Navidad y mañana es por que se ha ido la luz durante un rato en casa…

Con este panorama y con mi hermana que decidió que era divertido volver loca a la gente diciendo unos días antes que si que venía, luego el día antes que no, para finalmente aparecer sin avisar el mismo día a las nueve de la noche… (para matarte!), la cena tenía todos los ingredientes para ser de aúpa. Finalmente no fue tan mal, mi madre se fue a la cama nada más terminar pero al menos se “comportó” durante la cena.

Las cosas siguen por ese camino, mama sigue bebiendo y parece que estas Navidades tampoco nos va a dar una tregua pero yo estoy bien, ilusionada con las visitas de algunos amigos que aparecen con el turrón, trabajando mucho e intentado sacar algún ratito para estudiar y ponerme a día con los cursos.

Esta es mi última entrada del año 2013 así que no me voy sin desearos que tengáis una buena salida y una mejor entrada de año 🙂

Y para terminar con una sonrisa:

Mafalda año nuevo

¡A comernos el 2014!

 

A %d blogueros les gusta esto: