Como ya sabía lo bueno respecto a lo que a mi madre se refiere dura poco, bastante poco. Como ya os comentaba en una entrada anterior mi madre llevaba un par de semanas sin beber y aunque esta vez quiso ir al hospital y todo no, no era la ultima vez ni creo ya que vaya a serla nunca.

Mi madre no encontró mejor día para volver a beber que el día de Nochebuena…, por desgracia me lo esperaba. Si la preguntasen por que decidió volver a emborracharse ese día estoy segura de que pondría de excusa que no la gustan estas fiestas, que la abuela murió el 28 de diciembre, que no tiene relación con casi nadie de su familia, y un largo etcétera que para mi ya no son más que cuentos.

Con el paso del tiempo he aprendido que siempre hay una excusa, sea la que sea, da igual que llueva que haga frío o que haya salido el sol, todo vale para intentar justificar el que haya vuelto a beber. Hace unos años me creía estas excusas, creía de verdad que mi madre lo pasaba tan mal en estos días que necesitaba beber para evadirse de todo pero no, mi madre es una persona enferma que va a poner cualquier excusa antes que asumir y enfrentar el problema que tiene, hoy es por que es Navidad y mañana es por que se ha ido la luz durante un rato en casa…

Con este panorama y con mi hermana que decidió que era divertido volver loca a la gente diciendo unos días antes que si que venía, luego el día antes que no, para finalmente aparecer sin avisar el mismo día a las nueve de la noche… (para matarte!), la cena tenía todos los ingredientes para ser de aúpa. Finalmente no fue tan mal, mi madre se fue a la cama nada más terminar pero al menos se “comportó” durante la cena.

Las cosas siguen por ese camino, mama sigue bebiendo y parece que estas Navidades tampoco nos va a dar una tregua pero yo estoy bien, ilusionada con las visitas de algunos amigos que aparecen con el turrón, trabajando mucho e intentado sacar algún ratito para estudiar y ponerme a día con los cursos.

Esta es mi última entrada del año 2013 así que no me voy sin desearos que tengáis una buena salida y una mejor entrada de año 🙂

Y para terminar con una sonrisa:

Mafalda año nuevo

¡A comernos el 2014!

 

Deja un comentario