Como ya decía en la entrada anterior, durante la semana pasada no tuve ni mucho tiempo ni muchas ganas de escribir, fue una semana algo complicada.

Para quien no lo sepa ya a la pareja de mi madre han tenido que amputarle un dedo. La historia así resumida suena como muy dramática pero en verdad ha tenido la suerte de su vida.

El accidente ocurrió mientras trabajaba, estaba cortando algo con una radial cuando se le enganchó el guante y blablabla (me ahorro detalles que ni yo misma he querido saber). Imaginaos lo que vino después, hospital, confusión y una tarde de esas en las que no haces nada más que esperar. Por suerte, los otros dos dedos que también habían sido tocados por la radial no necesitaron más que unos puntos. Al ser muñón poco había que hacer así que después de operarle y esperar a que se bajara la anestesia lo mandaron para casa.
Lleva ya más de una semana sin un dedo y la verdad es que esta mejor de lo que me imaginaba. No sé, me imagino que me hubiera pasado a mi y conociéndome habrían sido lloros y más lloros durante al menos un mes, al final acabaría asumiéndolo por que no me quedaría otra pero él parece que se lo ha tomado con bastante optimismo. Hay ciertos comentarios que le delatan pero se lo ha tomado mejor de lo que podría imaginar. Y yo me alegro mucho, ya algo difícil hace mi madre cualquier situación como para que encima él estuviese hundido por lo que le ha ocurrido.

5 Comments on Mala/Buena suerte

    • No, yo creo que sólo es acostumbrarse. Por suerte ha sido el dedo índice de la mano izquierda así que una vez que le quiten los puntos y las vendas se acostumbrará pronto.

      Gracias por comentar 🙂
      Un beso!

Deja un comentario