Por parte de madre tengo poca familia, y aunque con unos más que con otros, digamos que en general no he tenido mucha relación con ellos; por parte de padre tengo bastante más familia y aunque ahora mantengo una excelente relación con casi todos ellos, cuando era pequeña la relación era bastante escasa.

Las dos familias son muy distintas entre sí, tienen distintas formas de relacionarse, de comunicarse, de tratarse… etc, pero si hay algo que ambas tenían en común cuando era pequeña, es que las odiaba tanto a una como a la otra.

Me hubiese gustado colgar aquí un árbol genealógico que tengo dibujado en uno de mis diarios del año 2012. En él represento a mi familia más cercana, es decir, padres, abuelos y tíos, y les califico, según mi yo de aquel tiempo, definiéndolos de manera corta pero intensa. Cuando pensé en escribir esta entrada estaba muy decidida a ponerlo por aquí, creo que no hace falta más que verlo para saber lo lejos y sola que me sentía en aquel momento. Al final he decidido no colgarlo porque aunque sean cosas escritas en otro momento y con otra situación, creo que podrían herir a las personas que nombro en él, así que para evitarlo, y en cierto modo no sentirme culpable, al final he decidido no compartirlo, creo que es mejor así. La Aitana de aquellos años estaba llena de odio, odiaba a su madre por beber y tratarla como la trataba, a su padre por abandonarlas, y a su familia por que creía que no se preocupaban por ella ni por su hermana.

silueta grupo familia

Ya he comentado en alguna ocasión que mi hermana y yo mantuvimos en secreto la enfermedad de mi madre. Creo que antes de que todo hiciese “boooom”, que fue cuando teníamos aproximadamente 18 años, sólo compartí la situación de casa y lo que estaba viviendo con los que en aquel momento eran mi mejor amiga y mi novio, no lo sabía nadie más, o al menos eso es lo que yo creía.

La relación con la familia de mi madre siempre ha sido muy escasa. Mi madre tenía tres hermanos. Con el mayor, que tiene dos hijos, creo recordar que mantuvimos relación aproximadamente hasta los 10 años. Cuando mis padres se divorciaron y mi madre se puso a trabajar, nos pasábamos las tardes en casa de mi abuela materna, este hermano de mi madre vivía al lado, por lo que muchas tardes las pasábamos en su casa jugando con su hija. No recuerdo muy bien que ocurrió pero me acuerdo que un día en casa de mi abuela, mi madre y su hermano discutieron, lo cual hizo que dejásemos de ir a su casa y de tener relación con ellos. Con el hermano mediano de mi madre nunca hemos tenido relación, nunca. Para que os hagáis una idea, compraba regalos por navidad a mis dos primos, regalos que se dejaban y repartían en casa de mi abuela, y a nosotras nada. Que cuando eres pequeña y ves que tu tío nunca te ha dirigido la palabra y los Reyes Magos de su casa solo dejan regalos a tus dos primos,…pues jode. Con el tercero y más pequeño de los hermanos de mi madre, es con quien más relación hemos tenido. En verdad la tuvimos hasta hace unos 5 años, dejamos de tenerla cuando se quemó la casa. Era el ojito derecho de mi madre. Cuando mis abuelos fallecieron, venía casi todos los días a casa. Él fue el culpable de que me gusten tanto los ordenadores y me encante desmontar aparatos y ver que llevan dentro. Me acuerdo de ir a casa de mi abuela y quedarme toooda la tarde en su habitación viendo como desmontaba una CPU. Que recuerdos… Este hermano de mi madre fue el que falleció hace poco más de un año 🙁

Con la familia de mi padre recuerdo tener muy poca relación cuando mis padres se divorciaron, sobre todo los primeros años. Cuando mis padres se divorciaron, desgraciadamente mi padre no sólo de divorció de mi madre sino también de nosotras, por lo que apenas le veíamos ni a él ni al resto de la familia. No sé en que momento mi abuela cogió un poco las riendas y empezó a encargarse ella de que fuésemos a su casa a comer, o de que en vacaciones nos fuésemos con ellos un par de días. Pero hasta entonces les veíamos muy poco y teníamos muy poca confianza con ellos, incluidos mis abuelos. No sé si a mi hermana le pasaría pero yo a veces me sentía un poco extraña estando allí. Recuerdo que cuando éramos pequeños, los primos más mayores nos íbamos por las tardes a dar una vuelta y al Hipercor, siempre me acordaré de que todos mis primos iban a pedirle permiso a sus respectivos padres mientras que mi hermana y yo lo hacíamos a la abuela. Contado así parece menos pero en aquella época era algo que me hacia pensar.

Continuará.

Foto

Deja un comentario