No sé si llegué a comentar por aquí que mi madre estaba yendo a rehabilitación por su pie. Si, por esa caída que tuvo cuando falleció mi tío hace ya un año...
Primero estuvo con rehabilitación de la rodilla, que fue de lo que la operaron, luego la dijeron que tenía el pie atrofiado y empezó con rehabilitación para el pie… Vamos, que entre una cosa y otra lleva ya un año sin caminar si no es con la ayuda de una muleta o de un andador.

Durante todo este tiempo mi madre ha estado bebiendo poco, incluso me atrevería a decir que ha habido semanas en que no ha bebido nada, pero ha sido dejar de ir a rehabilitación y volver a beber…

Durante todos estos meses, de lunes a viernes, mi madre tenía que madrugar, desayunar, asearse, vestirse, esperar a la ambulancia, hacer rehabilitación, volver a esperar a la ambulancia, comer, y si no tenía médico, disfrutaba de la tarde libre. Además de tener una rutina en que entraba y salía de casa, en esa rutina también había gente distinta con la que hablaba del día a día, del porqué de estar en rehabilitación, de comida, de la familia…,etc. Por las tardes solía estar sola en casa así que si quisiera hubiese podido beber igual, pero creo que al final el estar ocupada y el tener que dar la cara todos los días le hacía no llegar a hacerlo.

La rutina de mi madre ahora que esta todo el día en casa consiste en levantarse, encender la tele, desayunar, el día que lo hace, fregar los cacharros que pueda haber sucios, hacer la comida, comer, dormir la siesta, seguir viendo la tele, cenar, seguir viendo la tele, e irse a la cama. Así día tras día, incluido los fines de semana… Como os podéis imaginar, cuando esta sin beber, este día a día se convierte en una autentica carga para ella, aunque luego tampoco hace nada por cambiarlo. No sé si es debido a su enfermedad o simplemente es su forma de ser, pero mi madre se cree una víctima de todo y de todos, y creo que cuando asumes ese papel no te responsabilizas de tus actos, y si no lo haces, no vas a buscar ni intentar cambiarlos…

Cuando mis padres se divorciaron, mi madre se tuvo que poner a trabajar. Por comentarios que ha ido haciendo, creo que puedo afirmar que por aquella época su problema con el alcohol ya era patente. Quizá no me acuerde porque era bien pequeña, pero el primer recuerdo que tengo de mi madre estando bebida fue cuando su pareja vino a vivir a casa y ella dejó de trabajar, no recuerdo que lo hiciese cuando vivíamos solas. Supongo que el estar ocupada y el tener una responsabilidad la hacía y la hace poder controlar su enfermedad, o al menos, ponerle ganas.

Si me paro a pensarlo si… cuando mi madre empezó a caer en picado fue cuando su pareja vino a vivir con nosotras. No quiero que con esto parezca que le hecho la culpa a él ni mucho menos, es cierto que él también bebía pero no por ello mi madre tenía que hacerlo, pero cuando su pareja vino a vivir a casa ella empezó a abandonar su rutina, sus amistades…, en todos estos años ha ido abandonando casi todo, quizá hasta a ella misma.

 

 

 

Deja un comentario