Desde que ocurrió lo de mamá han sido muchísimas las veces que me he parado a pensar en el futuro de este blog. Unas veces creía que lo mejor era deshacerme de él ya que desde entonces me cuesta bastante entrar por aquí, pero otras veces creía que no, que son mis recuerdos, mis vivencias, y que si van a estar siempre en mi  ¿por qué no pueden quedarse en el blog?

Quise darme tiempo y pensarlo más fríamente, cuando me costase menos pasar por aquí. Pero no, no necesito pensarlo más porque quiero que esto se quede aquí. No quiero deshacerme del blog, es un rinconcito que considero mio y que me permite abrirme y contar mi experiencia y todas esas cosas de las que no hablé durante años. Además las casualidades de la vida hicieron que hace unos meses contactaran conmigo varias personas que viven situaciones similares a las que yo vivía (todavía se me hace muy raro hablar de ello en pasado…). Confieso que fue muy duro abrir sus emails, nunca ha sido fácil porque me siento muy identificada con cada una de las personas que me han escrito, pero con estas especialmente. Mis sentimientos estaban/están a flor de piel y leyendo sus palabras sentía como si me estrujasen el corazón, pero no pude ignorar esos emails.

Quizá muchos lo habéis experimentado ya, pero esa sensación de conocer a una persona a la que realmente no conoces de nada y de sentir una libertad absoluta para hablar de un tema que te supone un gran esfuerzo y el cual evitas en tu día a día, es una sensación de liberación increíble. Me llena muchísimo que alguien pueda sentirse identificado en mis palabras, me apena porque siento que puedan estar pasándolo como lo he pasado yo, pero me llena muchísimo. Muchas veces me dan las gracias por escribir lo que ellos quizá callen, pero las gracias tengo que dárselas yo porque desde pequeña buscaba en internet para poder contactar con gente que pasase por algo similar, y este blog me está permitiendo desahogarme pero también conocer a esas personas.

Así que no voy a deshacerme de él, no quiero. Quizá no escriba de cosas relacionadas con el alcohol en un tiempo, o quizá mañana mismo, soy impredecible jejejeje, pero mientras tanto voy a intentar aprovechar para actualizarlo y cambiar algunos textos que ya no tienen sentido.

No quiero despedirme sin mandar un fuerte abrazo a todas las personas que llegan hasta aquí y sienten que mi historia es su historia. Muchísima fuerza y gracias 

 

2 Comments on Hacia delante…

  1. ¡Saludos Aitana! Me alegro que decidas no borrar este blog, aunque en el caso que lo borres dentro de un tiempo, también me parecerá bien, es tuyo y tuya es la decisión, te agradezco ahora que lo hayas escrito y compartido. Y te entiendo perfectamente lo que es sentir como si conocieras a alguien aún sin haberlo visto siquiera… es estupendo.
    A mi me ha gustado leerte, me ha gustado ver tu valentía de escribir y compartir. Y me ha gustado conocer el otro lado, y justamente un lado bastante desconocido, casi siempre son mujeres hablando de sus padres o parejas. Gracias de nuevo y un abrazo

  2. Adelante con ilusión Aitana. La aventura continua 🙂

    Este tu blog es el camino que tu has transitado y como has podido comprobar, es un camino similar al de otras muchas personas anónimas que en silencio recorren.

    Los caminos ajenos pueden ser juzgados, pueden ser referencia, pueden ser dolorosos pero siempre son inspiradores y sobre todo de agradecer, a las personas que han sido vlientes y generosas a partes iguales, para compartir con el mundo y hacerlo público.

    Caminos y ejemplos como el tuyo sirven para dejar constancia y evidenciar de la dura y continua lucha que muchas personas libran a diario; además de evidenciar y visibilizar el gran problema de dimensiones ya mundiales que se ha convertido el consumo abusivo del alcohol por la raza humana.

    Tu blog es un mapa de carreteras que puede facilitar encontrar el camino.

    Tu Blog es un faro guía que puede iluminar la oscura soledad del náufrago.

    Tu Blog es tu Mensaje.

    1 Abrazo y buen viento.

¿Quieres dejarme un comentario?