Aquí os dejo un artículo de la intervención del psiquiatra Félix González en Radio San Borondón. Lo cuelgo pues me ha recordado al tema del que hablaba en la anterior entrada, y me ha parecido interesante compartirlo aquí.

El prestigioso psiquiatra palmero, Félix González, reflexionó en Radio San Borondón sobre las nuevas perspectivas que se abren en materia de adicciones, como por ejemplo el alcoholismo y llamó la atención sobre la aceptación social que hay con el alcohol, como prueba el hecho de que en toda reunión social o familiar, festejos y celebraciones, siempre están de por medio las bebidas alcohólicas. González indica que hay cierta creencia extendida en la sociedad de que aquellos que tienen problemas de alcoholismo, lo pueden controlar cuando quieran solo con poner voluntad, control que realmente no existe como prueba el hecho de que las personas que sufren esta enfermedad fracasan en un altísimo porcentaje cuando intentan dejar la adicción.Por tanto, hablamos de un alto porcentaje de fracaso a la hora de tratar de abandonar el alcoholismo, fracaso extensible a médicos y terapeutas cuando tratan de ayudar a los afectados desde ciertos enfoques que tienen que ver más apelar a la voluntad del individuo que a tratar de comprender este problema como una enfermedad. Hablamos de un enfoque que no es nuevo, pero que sí ha tardado en calar en la comunidad asistencial relacionada con el mundo de las adicciones, explicó el psiquiatra, quien indica que no cabe otra consideración sino como enfermedad, no solo la relación patológica con el alcohol, sino con las adicciones en general.Afirma en este sentido que tenemos que erradicar la palabra vicio, tan extendida en la sociedad, porque los problemas relacionados con adicciones, como el alcoholismo, son una enfermedad. Otro dato a tener en cuenta sobre este problema es que aunque cueste creerlo “no es adicto el que quiere, sino el que puede”, ya que debemos ser conscientes de que hay personas que entran en contacto con el alcohol, con el tabaco o con las droga y no se enganchan, pero hay una minoría amplia de la sociedad, estipulada en torno al 10-15% que caen en la adicción, por lo que podemos establecer que de cada 10 personas, una o dos tienen problemas con las adicciones. Félix González sostiene que se trata de una especie de enfermedad orgánica que como tal el paciente que la padece necesita ayuda para tratarla. “Las personas afectadas por una adicción necesitan que alguien les abra los ojos para que se trate de la enfermedad”. A modo de ejemplo, indica que a una persona que padece de diabetes no se le dice nunca que debe procurar que no se le baje el azúcar, como igualmente ocurre con una persona que padece una pulmonía no se le dice nunca que no debe toser, sino que a ambos enfermos se les lleva al médico para que les traten, “pues con el alcohol o cualquier otra adicción pasa lo mismo” dijo.En este sentido, afirmó que todas las patologías que tienen que ver con las adicciones, del tipo que sean (alcoholismo, tabaquismo, drogadicciones o incluso el juego) están directamente relacionadas con estímulos altamente gratificantes para la persona. Al respecto, explica que hay personas que toman contacto con el alcohol o una droga y la vivencia de alivio que sienten es tan intensa que hace que no puedan prescindir de esas sustancias en su vida, lo que ocurre es que la mayoría de las personas no experimentan tal vivencia, porque les sientan mal, lo que conlleva a que no se hagan adictas.“Tenemos que ser comprensibles con las personas afectadas, teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad cerebral, que no tiene nada que ver con la familia, ni con conflictos, ni con el estrés, aunque también es verdad que con estas condiciones sociales adversas aumentan los consumos de estupefacientes y alcohol en los ya adictos, pero es bastante dudoso que este tipo de conflicto haga crecer las adicciones en la sociedad” afirmó Félix González.

Deja un comentario