-La mayoría de días me voy a trabajar y ella aún sigue en la cama, si la veo es porque o se levanta a fumarse un cigarro o se levanta a vomitar.

-Puedo hablar con ella de todo si es por la mañana a primera hora, imaginaros el por que, pero cuando se que esta bebiendo tampoco tengo muchas ganas de contarle nada.

-Si consigue pasar la mañana levantada, suele mandarme algún mensaje por Whatsapp preguntándome que tal y si tengo mucho trabajo.

-Si tengo uno de esos días en que me duele la cabeza una barbaridad y solo quiero estar tumbada en la cama, no lo respeta. Habla a gritos, sube la televisión, busca discutir con su pareja para que haya más gritos, me impide cerrar la puerta de mi habitación…

-No desayuna, no almuerza, apenas come, no merienda y no cena.

-No me pide que le descargue nada por que se tira todo el día del sofá a la cama y de la cama al sofá.

-No se ducha todas las semanas, esta todo el día con la bata puesta y no se cuida.

-Cuando estoy encerrada en la habitación, trabajando, estudiando o leyendo, hace todo lo posible por evitar que pueda hacerlo.

-Muchas veces creo que no es consciente de si me he ido a alguna parte o aún sigo en casa.

-Si me han hecho daño y ve que no lo estoy pasando bien aprovecha la ocasión, da igual que no sepa lo que ha ocurrido, siempre me dice todo lo que en ese momento ni quiero ni necesito oír.

Deja un comentario