Categoría: Varias

De hospitales y demás cosas varias…

Últimamente paso poquito por aquí. No, aún no me he cansado del blog pero la mayoría de días llego a casa tan cansada que sólo me apetece meterme en la cama para estar descansada al día siguiente. La carga de trabajo es mayor y algunos días el ritmo es frenético así que mi cabeza y mi mente necesitan desconectar. Bueno mi forma de desconectar no está siendo la que seguramente todos penséis de llegar a casa y tirarte a leer o a ver una película, mi forma de desconectar está siendo llegar a casa y ponerme a estudiar. Hace un mes me apunte a otro curso que empezaba el  1 de diciembre. Sí, cada día tengo más claro que soy algo masoca, a las puertas de empezar el mes con mayor carga de trabajo no sé me ocurre otra cosa que apuntarme a un curso de lengua de signos… Pero estoy contenta, llevaba tiempo detrás de ello y la verdad es que  lo he cogido con ganas e ilusión. Como os estaréis imaginando el curso es online, presencial no podría a no ser que los días tuvieran 25 horas, y aunque tengo los tiempos marcados es verdad sigo mi ritmo, hay días en que me paso dos horas con ello y otros que solo le dedico media.

¿Qué más? Ah! Vamos con la parte un poco fea de todo lo que quiero contar en esta entrada. Mi madre volvió al hospital. No, por suerte esta vez no ha habido ingreso, fueron solo unas horas. Debido a la cirrosis su organismo retiene bastante líquido y eso la hace hincharse como un globo (no me preguntéis exactamente por que por qué no tengo ni idea). Su último ingreso fue debido a esto, estaba muy hinchada y con un color amarillento en la cara que la hizo estar una semana en el hospital, por suerte esta vez ha sido diferente. Lleva un par de semanas sin beber y ese día por fin parece que entro algo en razón y accedió a ir al hospital, la deshincharon y la mandaron para casa horas después. No la dejaron ingresada, el médico ya la dijo que sólo ocuparía una cama, lo demás depende de ella.  No os imagináis lo tranquila que respire cuando supe que la mandaban para casa. Antes hubiera pensado que por decir lo que voy a decir era algo egoísta pero después de todo creo que es normal que lo piense y lo diga, me alegro de que la mandaran a casa porque con este ritmo lo que menos necesitaba mi cuerpo y mi mente era que mi madre estuviera en el hospital, así que nada… Siempre que pasa por allí pienso que será la última vez pero ya soy bastante mayorcita para ser consciente de que seguramente esto no sea así, ahora está bien, sobria y pasando el mono pero seguramente esto dure poco, ojalá y me equivoque pero la experiencia me dice que tengo razón pero ya veremos…

Pese a todo estoy bastante contenta. Cada día me doy más cuenta de lo mucho que he aprendido y estoy aprendiendo, sin sonar egocéntrica cada día me quiero un poquito más. Sé que es algo que siempre me ha faltado y ver que poco a poco lo voy consiguiendo me hace sentirme tranquila, me siento mejor conmigo misma y me doy cuenta, y creo que la gente que me rodea también, de que sonrió más y me tomo las cosas con más humor, intentando no darle importancia a las cosas que de verdad se que no la tiene.  Como ya escribí un día en el facebook: “Cada día estoy más segura de que la vida nos iría mucho mejor si nos la tomasemos menos en serio”.

Y después de este rollo de filosofía positiva a dormir, que mañana me espera un día algo duro. 🙂

Mala/Buena suerte

Como ya decía en la entrada anterior, durante la semana pasada no tuve ni mucho tiempo ni muchas ganas de escribir, fue una semana algo complicada.

Para quien no lo sepa ya a la pareja de mi madre han tenido que amputarle un dedo. La historia así resumida suena como muy dramática pero en verdad ha tenido la suerte de su vida.

El accidente ocurrió mientras trabajaba, estaba cortando algo con una radial cuando se le enganchó el guante y blablabla (me ahorro detalles que ni yo misma he querido saber). Imaginaos lo que vino después, hospital, confusión y una tarde de esas en las que no haces nada más que esperar. Por suerte, los otros dos dedos que también habían sido tocados por la radial no necesitaron más que unos puntos. Al ser muñón poco había que hacer así que después de operarle y esperar a que se bajara la anestesia lo mandaron para casa.
Lleva ya más de una semana sin un dedo y la verdad es que esta mejor de lo que me imaginaba. No sé, me imagino que me hubiera pasado a mi y conociéndome habrían sido lloros y más lloros durante al menos un mes, al final acabaría asumiéndolo por que no me quedaría otra pero él parece que se lo ha tomado con bastante optimismo. Hay ciertos comentarios que le delatan pero se lo ha tomado mejor de lo que podría imaginar. Y yo me alegro mucho, ya algo difícil hace mi madre cualquier situación como para que encima él estuviese hundido por lo que le ha ocurrido.

Sábado de voluntariado en el Parque Europa

Quería haber publicado esta entrada durante la semana pero entre una cosa y la otra no he tenido ni mucho tiempo ni muchas ganas de escribir. Dicen que lo bueno se hace esperar así que aquí esta :p.

El sábado pasado volvimos a tener voluntariado. La idea inicial era llevar a los niños a un parque de tirolinas en que ya hemos estado alguna vez y les encanta, pero al final el plan cambio y sin duda alguna fue para mejor 🙂
Junto con los chavales más grandes y los educadores del centro de acogida pusimos rumbo a Torrejón de Ardoz el sábado a primera hora de la mañana, más concretamente al Parque Europa. Fue un viaje tranquilo. Como suele pasar siempre que se viaja en autobús los más pequeños iban sentados delante con los educadores cantando canciones y jugando a juegos; los tranquilitos o los que van un poquito a su bola, se sentaron solos en la parte de en medio; y los mas mayores y/o mas gamberros, iban sentados en la parte del fondo hablando de películas, escuchando música, quejándose por que no les gustaba el plan, haciéndose mil y una foto…etc. Después de esto ya os podéis imaginar donde iba yo sentada ¿verdad?. ¡Bingo! La verdad es que lo disfrute, echaba mucho de menos a alguno de ellos y me reí un montón con alguna de las conversaciones que tenían tde adolescentes con las hormonas algo alteradas.

Llegamos, comprobamos que nadie se olvidará nada en el autocar y ¡al lio!. Durante todo el día nos hizo un tiempo increíble. Los niños (y los no tan niños) se tiraron cuesta abajo rodando en la hierba, jugaron en un parque de toboganes, algunos montaron en mini carts, otros en un tren, otros en mini tiovivos, los más mayores se lanzaron por una tirolina, y mientras  los demás disfrutabamos de las barcas del lago.

Todos nos lo pasamos muy bien y, exceptuando algún pequeño incidente, los niños se portaron de lujo.

Me encanto saber que a una de las niñas dejaremos de verla dentro de poquito por que ya tiene familia de acogida asignada, espero que todo le vaya muy muy bien :). Y también me encanto saber, gracias a su hermana, que una de las niñas que sacabamos el año pasado y ya esta con una familia de acogida, se acuerda de mi. Se me pusieron los pelos de punta cuando me entere. Es increíble la sensación de saber que puedes marcar, aunque sea muy poquito, en alguno de estos niños.

Para quien no conozca el parque aquí os dejo unas fotos para animaros a que lo visiteis.

Lago del Parque Europa
Lago
Puerta de Alcalá del Parque Europa
Puerta de Alcalá del Parque Europa
Torre Eiffel del Parque Europa
Torre Eiffel del Parque Europa
Yo en la tirolina
Yo en la tirolina
Niños caminando
Niños caminando
A %d blogueros les gusta esto: