Se acaban mis vacaciones de verano y la verdad es que, aún que suene raro, me alegro. Sólo ha sido una semana pero tener tanto tiempo libre para pensar estando así no me viene bien. Estas últimas semanas están siendo algo complicadas, tengo tantísimas cosas en la cabeza que soy incapaz de centrarme en una sola y acabo aturullada. A la vuelta al alcohol de mi madre se le han sumado algunas cosas más y mi cabeza es incapaz de asimilar todo. No me paran de decir que tengo que ser fuerte, y se que en el fondo lo soy pero hay veces en que me flaquean tanto las piernas que acabo por tocar el suelo.

Esta mañana he llorado como un bebé, hacia muchísimo tiempo que no lo hacia de esa manera. Lo he hecho en los brazos de quien no debía, o quizá si, pero no he podido evitarlo mi cuerpo pedía a gritos reventar. Por un momento me he vuelto a sentir pequeña de nuevo, me sentía protegida y arropada y la verdad es que es una sensación que llevaba tiempo sin experimentar, a veces tengo la impresión de que intento cuidar tanto de la gente que no me paro a dejar que me cuiden a mí. No lo creo pero si lees esto gracias, pese a todo, gracias por tus palabras y lo más importante, por estar ahí.

Mañana estreno nuevo mes (si, ya se que ya llevamos cuatro días en agosto pero cuando estoy así pierdo hasta la noción del tiempo), y espero que nuevo chip, después de estas últimas semanas lo necesito.

Deja un comentario